Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
1 novembre 2013 5 01 /11 /novembre /2013 11:06

La Habana incita a mentir como París incita a reír

                  y Lisboa a llorar. No hay remedio.

 

                           Gastón Baquero

DSC00266-copie-1.JPG

Ninguna de las personas que conozco ha venido a sentarse en el muro del mirador de San Pedro  de Alcántara a ver cómo las aguas del río Tejo llevan hasta alta mar todas las luces del paisaje de Lisboa.

Hace un momento me he dejado ir más allá de las aguas con esas luces de oro de la ciudad que brilla y he vuelto con el relieve de las algas dibujado en mi cuerpo a sentarme otra vez bajo la sombra de los árboles del mirador

Yo que quiero un día ser al fin Ulises estoy ahora retenido por la ciudad que un día él fundara.

Nadie me esperó aquí al llegar de Madrid. A nadie he dicho que cumplo este verano la promesa de venir a leer la “Oda  Marítima” en las tabernas del Barrio Alto.

Me encuentro con la otra mitad que me completa al tomar un tranvía y ya tengo a quien abrazar cuando me alegro de haber descubierto un lugar donde puedo poseer de nuevo todo el esplendor callado de la lentitud.

Cada hora de estos días avanzo en el encuentro de mi cuerpo con el otro que la lentitud acerca a todos mis sentidos y a mis manos cuando escriben o tratan inútilmente de decir adiós.

Soy Bernardo Soares, me repito, completo con este viaje mi propia biografía.

Unos desconocidos me saludan con la mesa lista. Digo de donde vengo y me hablan de Luanda.

Yo también pude ser un guerrero, les confieso, pero entonces logré esconderme una vez más de la muerte en la selva.

Todas las noches están puestas para mí las frutas de Brasil en un café de la Plaza de Comercio para festejar con las siluetas de mis labios en el mantel la libertad de las comidas prohibidas.

Muerdo las cortezas, bebo sus zumos, penetra en ellas mi lengua y trato de recuperar un tiempo del campo soleado que ahora me falta.

Antes pude decir Lisboa tocando el filo de la espada de Vasco de Gama, la muerte absurda al final del regreso de Magallanes, el ojo derecho que Camöes perdió en una batalla africana, y bastaba el paquebote mencionado por Pessoa para describir la grandeza que trajeron hasta aquí los marineros de todas partes del mundo.

Antes, no ahora, que navegar y haber llegado a puerto me permite a solas igualarme a los argonautas que han sobrevivido después de largas travesías.

Ahora prefiero correr el riesgo de volar sobre la ciudad como esos peces que El Bosco pintó atravesando en barcas un cielo diabólico en su tríptico La tentación de San Antonio. Permanecer horas sentado ante este cuadro hallado en el palacio de Alvar tras el vagabundeo de un mediodía sin siesta.

Ahora con el paso lento de estos días voy abriendo las puertas de la ciudad: esa luz que se eterniza en los balcones de Alfama, la calma de los azulejos fijados en el aire, la cadencia de los cuerpos que escuchan preguntar con una sonrisa por la playa de Cascais, el acento del cantor del fado y el ruido de las monedas al caer en su sombrero apaciguan los ecos de nevadas de mi errancia.

Yo que cada vez miré con angustia la partida de un barco, los veo atracar ahora en el muelle de regreso. De esta orilla debió llegar mi júbilo. La certeza de los libros. La voz escuchada de mis gritos en las madrugadas despierto maldiciendo la suerte de no poder fugarme.

Y la alegría se evade en esas guitarras que se escuchan al atardecer cuando celebro con la más grande lentitud del mundo y una copa de vino verde, el cumplimiento puntual de mi promesa.

Estoy solo y en Lisboa, me dispongo a escribir en las postales. Busco con la noticia a los otros la confirmación muda de mi triunfo. La reposada libertad de no tener que saber adonde ir. La desilusión discreta de no compartirla toda con quienes no podrán verme.

Y deambulo, sagrada libertad, deambulo sin mapas porque de todos los portales elevados veo llegar el paquebote y supongo escondidos bajo el agua los dos peces que me persiguen desde aquel otro mundo abandonado.

Yo que imaginé Lisboa con otras formas antiguas de sus navíos fundando territorios, con la partida aclamada por el público de grumetes desde el puerto a lo desconocido, escucho una y otra vez la palabra saudade y me detengo en las estrofas de un fado con el temblor de ver en ella mi cuerpo dividido en dos puntos del paisaje del Océano.

Algo de mí que no creía poder pertenecerme se reúne en los espejos abiertos por esa palabra que la camarera de un café me repite para que no pueda volver a irme.

O me siente de nuevo aquí, en el mirador de San Pedro de Alcántara, a ver el paquebote brevemente ensombrecido por una lágrima, cuando imagino su regreso a las playas donde pernoctan todavía, como comediantes pasados de moda, aquellos centinelas tan feroces de mi infancia.

Partager cet article

Repost 0
Published by Armando VALDES-ZAMORA
commenter cet article

commentaires

academia ingles Madrid 29/08/2016 11:48

Espero poder ir pronto porque me han hablado que es una ciudad preciosa y con mucha historia... Además la gastronomía me interesaría conocerla porque no tengo ni la más remota idea de sus platos, un saludo

Augusto 01/11/2013 22:12

Lo menos que puedes hacer estando en Lisboa es un ¡Salud! (con Oporto, por supuesto) por el Marqués de Pombal, por la Ilustración y por el Urbanismo; especialmente oportuno hoy 1 de Noviembre,
fecha del gran terremoto que origina la Lisboa moderna en la reconstrucción del Marqués, hombre muy interesante. ¡Salud!

Luis 01/11/2013 22:12

Lisboa es una ciudad increiblemente hermosa y mágica, vuelvo siempre que puedo, este año pasaremos las Navidades allí.

Margarita 01/11/2013 14:08

Hermoso!

Juan Carlos 01/11/2013 14:01

Hermosas tus saudades, tus remembranzas y tus tristezas y Lisboa las potencia todas juntas. Siempre se vuelve al lugar donde vemos barcos llegar, dice la mítica pueblerina y seguro volverás porque
estás enamorado de esa ciudad de portalones largos, de tranvías lentos y cansinos y de azulejos fijados en la mirada

Présentation

  • : La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA
  • La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA
  • : Comentarios sobre la literatura y la actualidad cubanas e internacionales
  • Contact

Liens