Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
28 juin 2011 2 28 /06 /juin /2011 11:46

exposition-Cesaire-Lam-Picasso-1.jpg
(Notas sobre la exposición Lam-Césaire-Picasso)


Constituye un  azar previsto el hecho de irnos a compartir y a explicarnos un remoto encuentro. Para mí las imágenes de la pintura de Wifredo Lam fueron siempre eso, un encuentro.

Poco a poco he tratado de ir descifrando las sumas que constituyen ese encuentro en un lienzo o en un papel. No puedo escapar, yo tampoco, a ese acto primario de la razón.

De alguna manera visitando en el Grand Palais de París la exposición Nous nous sommes trouvés traté de asistir a un encuentro del que sólo había tenido lejanos ecos de estudiante.

Se trata aquí de exponer documentos, textos, cuadros, dibujos y testimonios que cuentan y explican la relación de dos pintores, Pablo Picasso y Wifredo Lam, entre ellos, y con el poeta martiniqués Aimé Césaire.

Se ha hablado mucho del viaje de Lam a Martinica y el encuentro con Césaire. El crítico cubano Carlos M. Luis va más allá de la anécdota para situar la trascendencia estética de este momento:


El 24 de Mayo de 1941 Wifredo Lam junto con su esposa Helena, André Bretón y su familia, Víctor Serge, André Masson y Claude Levi-Strauss, partieron de Marsella rumbo a la Martinica. En esa isla ocurrió un encuentro fundamental para el futuro del Surrealismo: el del poeta Aimé Cesaire y la revista que dirigía “Tropiques”. Además su flora y su fauna enriquecieron sus respectivas miradas al punto que inspirara a Bretón y Masson redactar un libro en conjunto: Martinique Charmeuse de Serpents” (10) título inspirado en el famoso cuadro del Aduanero Rousseau “La Charmeuse de Serpents” donde muestra una de sus lujuriosas selvas tropicales.


La cercanía de Levi-Strauss (a quien ese viaje le permitiría escribir el más conocido de sus libros, Tristes trópicos) y de Breton para quien Lam ilustrara en Marsella el poema Fata Morgana, acompañan a Lam en esta huida paradójica que lo devuelven a su origen geográfico, y le permite conocer a Césaire, el poeta de la negritud,  la noción que él utilizara por primera vez en 1935 y que Sartre definiera como “la negación de la negación del hombre negro”.

Es como si las formas del mundo mágico afrocubano que le revelara a Lam su madrina Mantonica allá en su Sagua la Grande natal, encontrara su lenguaje, sus fundamentos y un amigo poeta. Ese mundo sobre el cual el leería de primera mano (gracias a su amistad con Lydia Cabrera y Fernando Ortiz) los libros fundamentales de la cultura cubana.

Me detengo en esta cita de Carlos M. Luis, sobre todo, por uno de los aspectos que siempre me ha intrigado: la representación de la naturaleza en muchos clásicos cubanos. Quiero decir de la manera en que se trata la presencia fundamental de esta naturaleza. Y no sólo en Lam, sino también en Alejo Carpentier y en Lezama Lima, por ejemplo.

Cada uno de ellos sintió la necesidad de buscar en otras geografías la exuberancia de un paisaje que no existe en Cuba pero que constituye uno de los símbolos diferenciadores del espacio y del imaginario del Nuevo Mundo.

A Lam que ya había tenido dos experiencias estéticas fundamentales durante su trabajo con Picasso y Breton, completó con este viaje el espacio de sus imágenes con la mirada real a la naturaleza americana.

Como Carpentier en 1943 cuando visita Haití y Lezama cuando en el 49 conoce México y en el 50 Jamaica, Lam integra el deslumbramiento ante la naturaleza de Martinica que a los ojos de los críticos hará representativa de lo americano a su pintura.

Los tres a su manera, y con sus diferencias, quieren trascender la asimilación de los modelos europeos de sus primeras obras (surrealismo, cubismo, barroco español, etc) para encontrar un lenguaje propio en libros como Los pasos perdidos, La expresión americana, etc, o en un cuadro como La Jungla.

¿Hasta qué punto, me pregunto, la imaginación está en función aquí de una ontología que a la vez se diferencie y se resista al otro occidental, pero respondiendo, de manera contradictoria, a los fundamentos y a las formas de representación que ese otro ha establecido desde el renacimiento y deseando encarnar los atributos que se  le exigen al americano?

Uno puede estar de acuerdo o no con esas soluciones convertidas en clásicos de la cultura cubana. Y una exposición detallada como ésta del Grand Palais de París nos permite percibir esos encuentros que deciden las soluciones de una composición aún cuando, como es mi caso, nos desplacen a nuevas regiones nuestras interrogantes.

¿Y qué es lo que me choca de Lam?, aprovecho para preguntarme ahora así, delante de una muestra de sus cuadros.

Para decirlo con otras palabras: lo que no me gusta. He pensado que su militantismo ciego hasta el final quizás interfiere mi percepción limitada. Ahora sé, además, que muchos de sus contemporáneos (cubanos) le reprocharon su aislamiento, el no pertenecer a grupos locales, a esos equipos nuestros que (¿cómo en beisbol?) reúnen, juzgan y deciden el orden del discurso, las estrellas y los premios.

Tal vez sea lo radical de su pintura, la agresividad de sus líneas y la deformaciones de sus figuras, me digo, para pasar entonces por exceso de propia sensiblería salvadora la ausencia de explicaciones.

En uno de los videos que se conservan de Lam éste explica su búsqueda artística como la trayectoria de un “pájaro que corre detrás de algo a encontrar”.

Si uno trata de seguir los itinerarios de sus vuelos por el mundo y sus encuentros puede, repito, calmar a su razón con explicaciones convenientes que van, incluso, más allá de la pintura.

Lo que llamamos cultura cubana, para reconocerse moderna y universal a la manera en que lo expuso por ejemplo, Don Fernando Ortiz, no puede ignorar en su discurso esa suma de encuentros integradores.

 

 

(Vidéo)

Partager cet article

Repost 0
Published by Armando VALDES-ZAMORA
commenter cet article

commentaires

Elise 29/06/2011 16:44


Me gusto mucho Armando, ahora comprendo un poco mejor lo que vi alli. Gracias


Aurora 28/06/2011 12:57


Bueno auqnue es un poco polémico lo que dices, me parece interesante abordarlo asi. Gracias como siempre por compartir tus experiencias parisinas


Présentation

  • : La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA
  • La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA
  • : Comentarios sobre la literatura y la actualidad cubanas e internacionales
  • Contact

Liens