Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog
26 mai 2012 6 26 /05 /mai /2012 11:22

100 0095

              Si en París la llovizna es casi un signo de identidad de la ciudad, es raro que llueva en mayo, y dos días seguidos, en Niza, la capital de la Rivera Francesa. Y sin embargo ha llovido, el 21 y el 22 de mayo, en Niza.

            Dos días esos en que la facultad de Letras de la Universidad de esa ciudad  y el catedrático Fabrice Parisot organizaron en la biblioteca universitaria un coloquio sobre la capital de Cuba: Escribir /Describir La Habana, se llamaba el encuentro. Y fueron invitados para este paseo imaginario por La Habana, entre otros conferencistas, los escritores cubanos Abilio Estévez, Leonardo Padura y Amir Valle.

            En Niza, a unos minutos de Italia y de Mónaco, frente al mar, con un extenso paseo donde uno tiene siempre la impresión de que le van a caer en la cabeza algunos de los puñados de aviones que sobrevuelan la playa cada cinco minutos con dirección al  aeropuerto que, en el barrio Arenas, le gana unos kilómetros al mar, estaba lloviendo y se hablaba, al mismo tiempo, de La Habana.

            Y cito a París también porque, en un hecho inhabitual, la célebre École Normale Supérieure le rindió un día de homenaje a Abilio Estévez. Organizado por Audrey Aubou, un grupo de amigos, estudiantes y catedráticos se fueron a la calle Ulm (la misma de Raymond Aron, Sartre, Althuser, y de muchas otras celebridades galas) para celebrar la obra de uno de los más importantes escritores cubanos contemporáneos.

            ¿Por qué escribo? tituló Abilio las palabras que leyó al inaugurar el homenaje, antes de sucederse la presentación de lecturas críticas sobre su obra. Como dato curioso del programa, la actriz cubana Linnet Hernández Valdés presentó al final la pieza Santa Cecilia de La Habana.

            “Cuando vivía en Cuba soñaba con visitar tres ciudades: Venecia, Nueva York y París. Y ya lo he logrado. Pero de todas, París ha sido siempre la más generosa conmigo”, dijo Abilio.

            Vale recordar que sólo tres escritores cubanos han ganado el Premio a la Mejor Novela extranjera publicada en Francia: Alejo Carpentier en 1956 con Los pasos perdidos, Reinaldo Arenas en 1969 con El mundo alucinante y Abilio Estévez en el 2000 con Tuyo es el reino, publicada como todas sus novelas, por la editorial Grasset.

            Se puede inferir de este homenaje el reconocimiento a una escritura y a una voz muy personales, valoradas  por la riqueza de su lenguaje y de sus referencias, por un universo ficticio que se apropia a la vez con refinamiento y de manera obsesiva, de muchos emblemas del imaginario cubano, y también de la presencia de las culturas europeas y norteamericanas en la cubana.

            La Habana nuestra de cada día  nombró a su conferencia, en el coloquio consagrada a La Habana en Niza, Leonardo Padura (que como se sabe, vive en Cuba), mientras que Amir Valle (exilado en Berlín) se refirió a La isla viajera: la isla novelada desde el exilio en su intervención, antes de responder, en un panel integrado por ambos y Abilio Estévez, a las preguntas de los participantes sobre la relación de sus libros, con La Habana.

            En los últimos años La Habana que se convierte en una referencia curiosa para el extranjero, es, en la mayoría de los casos, la ciudad agonizante de la crisis económica de los años noventa, la de eso que se ha llamado Período Especial.

Sin embargo, me parece que predominan dos maneras de apropiarse de esta misma Habana. Una que describe de forma realista la debacle y otra que, o imagina a manera de evasión, o se vuelve al pasado para evocar o a exaltar los esplendores de una época republicana anterior a 1959.

            Es curioso y enriquecedor, me digo yo, cómo te ven o te miran los otros. Me atrevo a asegurar que los lectores, críticos y editores, han pasado poco a poco el momento de la moda exótica del inicio de esta literatura cubana, editada, vendida y hasta premiada en muchos lugares del mundo.

Quizás los testimonios ya no dan para más o detrás de la anécdota se quiera ahora apreciar otros valores que vayan más allá de esas primeras capas del erotismo y la exuberancia. En literatura el tiempo también es sabio, y después del atractivo de lo insólito, le toca su lugar a la impresión de justicia que impone la calidad duradera de escrituras más trabajadas.

Olvido decir que, al final del segundo día del coloquio de Niza, el martes 22 de mayo, la ciudad quiso recobrar (uno de sus puntos en común con La Habana) la nitidez soleada de su cielo, y dejó de llover.

Al caminar por El Paseo de los ingleses el sol irradiaba sobre el azul turquesa de las aguas del Mediterráneo y hacía casi invisibles, por su resplandor, el vaivén de los aviones que sobrevuelan allá en lo alto la Bahía de los Ángeles.

Partager cet article

Repost 0
Published by Armando VALDES-ZAMORA
commenter cet article

commentaires

omnitech guides 29/12/2014 07:37

The idea itself is so thrilling. I can imagine the whole scenario of travelling from Paris to Havana, enjoying that change in the climate, which is so relaxing and enjoyable. And these two places are in my bucket list to be visited before I die.

Brisy 30/05/2012 08:46

De Paris a la Havana pasando por Nice ,entre lluvia y sol, un paso que se parcece mucho al malecon con la sola exquistes ,que la playa da a los pies del paseo de los Ingleses y los aviones
traspasan el cielo con mayor frecuencia dando aires de suspiros ,se puede viajar .!

Présentation

  • : La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA
  • La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA
  • : Comentarios sobre la literatura y la actualidad cubanas e internacionales
  • Contact

Liens