Suivre ce blog
Administration Créer mon blog
15 décembre 2011 4 15 /12 /décembre /2011 01:37

(Notas sobre una exposición de Diane Arbus)

           Le parece curioso a G. que al caminar con ella por el museo Jeu de paume (en pleno Jardín de las Tulerias) rodeados de las fotos de Diana Arbus, yo no manifieste ninguna extrañeza.

          Diane-Arbus.jpgPor supuesto que aprecio la desnudez ingenua conque los modelos asumen la presencia de la cámara y su reverso: la habilidad de la artista para crear máscaras de los rostros burgueses tomados a contra luz y desde ángulos inesperados, la textura del rostro y los poses de travestis, la ridícula indumentaria, la forma de hacer trascendente lo cotidiano…en fin.

            Pero me doy cuenta que me son familiares esas fotos en blanco y negro. Aparecen en ellas (como se sabe) retratos de niños, vagabundos, fanáticos, padres, enfermos mentales, solitarios que decoraron las calles y los parque, los desfiles y las fiestas, los teatros de mala muerte y sus camerinos,  barberías y funerarias.

            Se muestran mirando de frente a la cámara decenas de absurdas Miss, artistas como Marcel Duchamp, o escritores como Jorge Luis Borges, personajes venidos a menos en el interior de las casas y en salones de la sociedad norteamericana de los años 60 y 70. Cierta “minoría tranquila”, decía Arbus, es decir, la parte diferente y más ignorada de toda sociedad.

            Diane Arbus los atrapa a todos, aislados o en conjunto, y los lanza después al espectador como se lanza una pelota contra un muro, casi siempre oscuro, casi siempre con los detalles artesanales del propio revelado de sus manos.

            (Jeu de Paume quiere en realidad decir, Juego de palma. De la palma de las manos. Aquí en este mismo salón construido por Napoleón III, se jugó este juego que antecedió a la pelota vasca y al tenis, antes, claro, de ser un extenso salón de exposiciones).

            No sólo me son cercanas esas imágenes, me explico, porque son en blanco y negro. No. Es que en esta banalidad sublimada reconozco los rolos de una vecina, al barbero del barrio, a la aspirante a burguesa, o a la que fue burguesa y denuncia su fracaso por sus atuendos de los años 50. Y hasta el rictus ridículo de quien manifiesta a favor de la guerra de Vietnam se asemeja en su torpeza tonta a quienes en mi infancia nos obligaban a desfilar por lo contrario.

            Me doy cuenta, además, que no se trata ni siquiera de la memoria de mi infancia en Cuba quien se reconoce en las fotos. Es la memoria contada por mis padres. Sus vestidos sobrevividos. Los objetos que en su momento fueron traídos con orgullo de Estados Unidos. Los trazos de lo que antecedió a la revolución del 59. Lo que quedaba de antes en sus cuentos, o en las fotos de almuerzos familiares que me mostraron en álbumes enarbolados como pruebas de un tiempo mejor, de otra existencia.

            Es como si por no poder del todo explicar la melancólica complicidad que me inspiran, con mi tía y mis abuelos, con mis padres cortando el pastel de cumpleaños de mis hermanos mayores, compartiera entonces estas fotos, sonriendo a solas.

          Quiero decir que las posturas y las decoraciones de aquellas fotos de familia (y ahora éstas que están ante mí en París),  ilustran a la vez la cara oculta de una sociedad que Arbus quiso salvar del olvido, y el letargo repetido de nuestras vidas en Cuba.

      “Una fotografía es un secreto sobre un secreto”, escribió la fotógrafa en uno de sus tantos cuadernos. Y añadió: “Más ella le dice, menos usted sabe de ella”.

        El 26 de julio de 1971 Diane Arbus, en su casa de Greenwich Village, Nueva York, tragó un puñado de barbitúricos y se cortó las venas.  Tenía 48 años.

Foto: Autoretrato, Diane Arbus embarazada.

 

 

 

 

 


 

 

Partager cet article

Published by Armando VALDES-ZAMORA
commenter cet article

commentaires

Mariela 15/12/2011

Gracias Armando, me gusto mucho, como siempre.

Présentation

  • : La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA
  • La Balsa de la Musa El blog de Armando VALDES-ZAMORA
  • : Comentarios sobre la literatura y la actualidad cubanas e internacionales
  • Contact

Liens